Uncategorized

Manos a la obra: La Unión Europea le declara la guerra al plástico

La nueva estrategia presentada en el parlamento europeo es un paso sin precedentes en el viejo continente. Dentro de los puntos se enfatiza la reducción del plástico de un solo uso y empaquetado, junto con crear restricciones del uso de micro esferas en cosméticos y detergentes, entre otros procesos que deberán ser regulados por ley en países miembros de la UE. 

Europa se mueve hacia la economía circular. La alianza de los miembros de Break Free From Plastic ha creado Rethink Plastic, una organización que logró que la comisión europea creara un plan para frenar la contaminación por plástico en el mediano plazo.

Esta estrategia -inédita a nivel continental- pretende acelerar los procesos legislativos de los países miembros de la UE bajo el concepto de que todo el empaquetado de plástico sea reciclable a partir del 2030, mientras que el consumo de los plásticos de un solo uso  sea reducido y la fabricación intencional de micro plásticos esté restringida en su totalidad.

Es que cada año, los europeos generan 25 millones de toneladas de plástico y menos del 30% es reciclado. Esto contribuye, por ejemplo, que el 85% de los residuos en playas alrededor del mundo sean de plástico. Es por eso que el consentimiento hacia un cambio radical se ha convertido en una de las prioridades de la Unión Europea y así producir verdaderos efectos en la población.

Dentro del plan presentado el pasado 16 de enero en el parlamento europeo están tareas tan importantes como confeccionar nuevas reglas para que la reutilización y reciclaje sea rentable en grandes negocios, cambiar etiquetados de plásticos compostables y biodegradables, ofrecer asesoramiento para la inversión e innovación a nivel país en naciones miembros y mayores regulaciones en los puertos de toda Europa.

Sin dudas, este es un paso político y administrativo gigantesco que necesita ser replicado a escala mundial. Los cambios legislativos deben discutirse y hacerse realidad a la brevedad para que desde esa perspectiva pueda ser la sociedad civil y todas sus organizaciones los que cambien el paradigma reinante del consumismo lineal que tanto daño le han hecho al planeta.

 

 

Anuncios